5 hábitos saludables para perder peso

Se acerca el buen tiempo y, con él, las prisas por tener un cuerpo escultural en poco tiempo. Pero no te preocupes porque si sigues estas 5 pautas saludables podrás conseguir ver resultados de una forma progresiva y mucho más recomendable que con las dietas milagro.

  1. Desayuna un jugo energético. Cuando te levantes no te lances de cabeza a la bollería industrial o el embutido con pan, cambia este hábito poco a poco para acabar entregándote a los jugos y smoothies saludables, donde podrás encontrar infinidad de combinaciones saludables. Sólo debes poner en la licuadora o batidora, según cada caso: uno o dos puñados de hoja verde, que es muy alcalina para nuestro cuerpo, dos o tres piezas de fruta (puede ser la misma o distinas), alguna hortaliza si te gusta, un poco de apio e incluso puedes añadirle un poco de jugo de naranja, bebida vegetal o simplemente un vaso grande de agua fría ¡y ya estará listo! Para añadir un toque dulce puedes poner un poco de canela o vainilla natural o un poco de menta, para dar frescor. Si haces un batido de medio litro cada mañana con este tipo de ingredientes tu cuerpo recibirá una gran cantidad de minerales, vitaminas y fuerza que se transformará en un organismo más saludable, más positivo y más inmune, a la vez que te aportará fibra y efectos diuréticos, que contribuirán a la pérdida de esos kilos que te sobran.
  2. Sustituye la sal por las especias. La sal queda muy bien en todos los platos, pero a veces nos pasamos de la raya, quitándole el sabor natural de los propios alimentos. La idea es que cambies el chip y descubras el maravilloso mundo de las especias, que pueden incluso potenciar el sabor del alimento mucho más, sin necesidad de sufrir por la tensión u retener líquidos. Este tipo de pequeños gestos te pueden ayudar mucho en tú pérdida de peso.
  3. Mueve tu cuerpo. Oblígate a caminar 45 minutos al día a paso ligero y si te sientes motivada para hacer más ejercicio, ves al gimnasio dos o tres veces por semana, haciendo alguna clase dirigida o buscando la forma más divertida para ti. Con este cambio conseguirás grandes logros, no sólo con tu cuerpo si no con tu mente, ya que ganarás positividad y autoestima.
  4. Di adiós a las harinas refinadas, los fritos y los rebozados. Las harinas blancas refinadas, el exceso de aceite que encontramos en fritos y rebozados sólo hacen empeorar nuestra digestión y nuestro organismo, creando excesos y toxinas en nuestro interior, que después acostumbran a salir también exteriormente. Procura no hacerlo o hacerlo muy pocas veces, dado que tu cuerpo te lo agradecerá eternamente.
  5. Haz estiramientos, sin prisa, de todo tu cuerpo tanto por la mañana como por la noche. Cuando te levantas es muy recomendable estirar nuestras extremidades de una forma lenta y cuidadosa, mientras hacemos respiraciones profundas, con el fin de relajar los músculos antes de enfrentarnos a un nuevo día. Por la noche, después de la tensión de todo el día, estirar tus extremidades te hará entrar en un estado de relajación que te ayudará a dormir mucho mejor.

Con estos pequeños tips no sólo perderás algo de peso si no que conseguirás sentirte bien contigo mismo, tanto por dentro como por fuera. Este tipo de cambios refleja grandes mejoras rápidamente y engancha a todo tipo de personas, que no quieren volver a sus malos hábitos nunca más.