CLASES DE YOGA: POSTURAS BÁSICAS DE YOGA II

Woman doing yoga asana at exotic ancient location

Los niveles de las asanas en yoga

Como habíamos hablado en posts anteriores, las asanas o posturas de yoga, se pueden adaptar al nivel que tenga la persona que la practique, pudiendo avanzar a medida que se va desarrollando el aprendizaje de la técnica, el dominio del cuerpo y de la concentración.

Hoy vamos a seguir haciendo un repaso por posturas sencillas y básicas que podemos aprender y practicar desde el inicio de nuestra andadura por esta disciplina. En la Llar del Ioga, yoga, encontrarás clases de todos los niveles adaptadas para ti.

Marjaryasana o postura del gato en yoga

 Esta postura recibe el nombre del gato porque imita los movimientos que realiza este animal. Se trata de un estiramiento relajante que fomenta la respiración profunda y el estiramiento de toda la columna, ideal antes de realizar posturas boca abajo. Partiendo de una posición sentada adopta una postura arrodillada a cuatro patas, con las palmas de las manos sobre el suelo y separadas a la anchura de los hombros, y las rodillas separadas a la anchura de la cadera. Primero espira, y arquea la espalda controlando la respiración y llevando la barbilla hacia el pecho. Es importante que los movimientos se realicen despacio y con pausa tomando consciencia de nuestro cuerpo. Inspira mientras la arqueas y levantas la cabeza para mirar hacia arriba. Espira para volver a colocar la espalda en posición convexa y baja la cabeza. El ciclo debe durar 30 segundos. Esta postura de Yoga fortalece la espalda, trabajando toda su musculación durante el movimiento, y la zona pélvica. Practicándola, se gana flexibilidad  de la columna y se consigue centrar la mente con el una respiración acompasada al movimiento.

 Balasana o postura del niño en yoga

Partiendo del significada de la palabra bala, que significa niño, aparece el nombre de esta postura, balasana, que es de relajación. Partiendo de una posición sentada, vajrasana, espira e inclínate lentamente hacia delante apoyando la frente en el suelo. En esta posición la columna se dobla hacia delante 110 grados, lo que hace que se convierta en un excelente contra-estiramiento para todos aquellos que requieren una inclinación de columna hacia atrás. Esta posición de yoga permite relajar completamente la toda la columna y estirar las vertebras lumbares. Es perfecta para reducir el cansancio y aliviar los pies cansados, además de ayudar a combatir el estrés y la fatiga.

Fuente foto:Diseñado por Freepik (foto portada)