La Proteína en los alimentos

Lo primero que debemos tener claro sobre las proteínas, es que son el nutriente más importante que necesitamos. Las proteínas son macronutrientes, esto quiere decir que los necesitamos en altas cantidades para tener una vida sana y equilibrada.

Nuestro organismo no es capaz de almacenar proteínas, al contrario que con los carbohidratos y grasas, por lo tanto es necesario aportar una mínima cantidad diaria de proteínas, con la finalidad de que nuestro cuerpo disponga de ellas y pueda emplearlas para las labores específicas.

Según la Organización Mundial de la Salud, debemos consumir 0,8 gramos de proteína por cada kilogramo que pesemos, está será la medida justa de proteínas que será adecuado consumir diariamente por persona.

Existen dos tipos de proteínas según su procedencia, las proteínas de origen animal y las proteínas de origen vegetal, no existe una gran diferencia entre la concentración de proteínas entre estos dos tipos de alimentos. Sin embargo, en las proteínas de origen vegetal existe lo que se conoce como aminoácido limitante, esto significa que uno o algunos de los aminoácidos esenciales se encuentran en una proporción muy baja con respecto al resto.

Las fuentes animales de proteínas tienen una concentración de proteína por cada 100 gramos de alimento de: pollo 23%, pavo 25%, ternera 20%, salmón 21% y atún 23%, entre otros muchos alimentos. Mientras que las fuentes vegetales de proteínas tienen una concentración de proteína por cada 100 gramos de alimento de: avena 15%, quinoa 14%, tofu 8%, lentejas 9% y soja 13%, entre otros muchos vegetales.

Funciones y beneficios de las Proteínas

Las funciones principales de las proteínas y procesos en los que las proteínas se muestran participes pueden ser varios. Para empezar, las proteínas son esenciales para reparar y regenerar tejidos como tendones, órganos, músculos, etc.

Además unas de las acciones que realiza la proteína son: la función estructural de sistemas, la síntesis de hormonas, neurotransmisora y enzimas. Por otro lado, las proteínas también ayudan a formar anticuerpos y es el transporte de sustancias esenciales como la hemoglobina.

Problemas de consumir pocas Proteínas

Consumir las cantidades necesarias de Proteínas es tan importante que si no lo hacemos, podemos correr el riesgo de sufrir ciertos trastornos y desórdenes que pueden adquirir un valor importante.

Alguno de estos factores pueden ser: dificultad para perder peso, pérdida de masa muscular, reducción de la capacidad de recuperación, ralentización del metabolismo, falta de energía, fatiga o anemia, reducción de las defensas del sistema inmune, problemas de absorción de nutrientes, dolor articular, debilidad muscular y problemas de piel, cabello y uñas.